Día 118: Herida abierta.

2016-04-27 01.58.17
Hay heridas que marcan.

Tras una herida nos escondemos, nos protegemos para prevenir un nuevo tropiezo, una nueva piedra en el camino, una herida en otro costado, para prevenir que la herida se abra, para no volver a sufrir. Lo complicado llega cuando hay que seguir caminando, cuando hay que tirar todos los recuerdos, excepto el que te marca, el que te recuerda el motivo de ese dolor. Recordar(te) puede doler mucho, duele mucho.

El miedo nos frena a ver si la herida esta curada o sigue infectada. Nos recuerda que una vez confiaste, apostaste todo al rojo, y fallaste. Tras una herida como esta lo que realmente nos da miedo es ver si sigue abierta, o si en cambio tenemos una bonita cicatriz.

 

Dia 104: Ahora.

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 12.24.28

En este tiempo me he complicado todo siempre que he tenido la ocasión, me he caído tantas veces que he perdido la cuenta. Llevo sobre mi espalda unas cuantas decepciones, he dejado por el camino personas que creían ser eternas y alguna que otra situación ha podido conmigo.

La vida es un camino lleno de cambios, decepciones, alegrías y de alguna que otra tristeza. Es de los valientes, de los que toman decisiones incorrectas, pero pese a ello, siguen adelante.  De aquellos que aprenden de sus errores y también de los que se recrean con la piedra. Es de los que consideran que la vida tiene que ser una aventura y  por eso mismo no tienen miedo a lanzarse al vacío. La vida es nuestra y el momento es ahora.

La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento”

Día 95: Llenando mi silencio.

Captura de pantalla 2016-04-04 a las 14.29.02

Hay una razón por la que nos guardamos las cosas. Hay momentos insignificantes que marcan la diferencia mientras que existen momentos que son realmente importantes. No hay que dejar que el miedo o la presión nos impida gritar o aprovechar las oportunidades que aparecen. Tenemos que luchar por muy asustados que estemos. Lanzarnos al vacío y fingir que nadie esta esperando una dolorosa caída. A veces el miedo al desastre publico nos impiden hacer lo que realmente queremos.

Lo cierto es que si no estás dispuesta a luchar, la situación te matará y el silencio será tu más fiel compañía. No dejes que el miedo te silencie eternamente. Utiliza tu voz, di lo que piensas, haz lo que sientas en todo momento, da ese golpe en la mesa que nadie se espera, levanta las manos mientras gritas a todo pulmón. Que el mundo entero escuche tu voz, haz que se te oiga. Cueste lo que cueste, encuentra esa fuerza, encuentra tu voz. Y cuando lo hagas, llena ese puto silencio.

Día 81: Historial de golpes.

Tras una dolorosa herida siempre me hago la misma pregunta ¿Cómo ha pasado? No logró responder ni a esta, ni a las siguientes. ¿Cómo entre tanto caos voy a poder asumir el dolor? ¿Qué falló en mi mecanismo de defensa?

Cuando hablamos de una herida, intentamos recordar como empezó todo, qué provocó la sangre pero sobre todo el dolor. Lo cierto es que no podemos atribuir cada herida a un único golpe. El daño se acumula a lo largo del tiempo, golpe tras golpe hasta que el cuerpo cae rendido en la lona.

Incluso cuando sabemos la procedencia del dolor, no significa que podamos arreglarlo. No todas las heridas tienen cura, y no pasa nada, o eso tenemos que creer para poder avanzar. Pero hay algo que necesito que sea verdad, que aunque parezca que no tiene arreglo, no significa que estoy rota.

Día 68: El universo.

Captura de pantalla 2016-03-08 a las 14.01.18Ese momento en el que sientes que nunca te sale nada bien, que parece que se alinean todos los planetas creando una perfecta armonía y crees que el universo esta en contra de ti. Ese momento.

Os contaré un secreto, el universo no esta en contra de nadie. Entiendo que hay momentos en el que te sientas así, pero os lo aseguro, las cosas no funcionan de esa manera. La vida es como una caja de sorpresas, a todos nos toca alguna buena y a todos nos toca alguna mala. Y lo cierto es que cuanto más tiempo pases pensando en cada una de las maneras en las que el universo puede joderte, más maneras encontrarás.  Se que a veces las cosas son un asco, sobre todo cuando no sabes como va a terminar y tu cuerpo te pide escapar porque las cosas se empiezan a poner demasiado feas, pero escucha, tienes que aguantar. A veces hay que quedarse el tiempo suficiente para que la suerte te encuentre.

Día 57: Armonía.

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 20.47.42
Un tic tac que desordena mis latidos.

Todos tenemos un ritmo en nuestro interior, un tic-tac que marca nuestro corazón. Ese latido que te conecta a otra persona y no hace falta traducción. A veces los latidos parecen que están en perfecta armonía, aunque no sea así.