Día 239: Taconea.

Captura de pantalla 2016-08-27 a las 12.13.50

Tengo una vida y no tengo tiempo para lamentos. Antes de morir quiero que mi lista de arrepentimientos sea menor que la de momentos vividos. Quiero decir “Sí” todas las veces que necesito, y que mi “No” sea una respuesta para otro lugar. Quiero cruzar ese semáforo en rojo, reírme en una azotea, y ver un amanecer en Madrid como nunca antes. Quiero poder caminar sin miedo al fallo ni a la caída. Disfrutar la vida, porque solo tengo una, y siento que la estoy desperdiciando. Quiero que tocar el cielo con la punta de los dedos no sea una metáfora del buen sexo, quiero poder querer sin miedo al daño de la última vez. Caminar aunque el destino este escrito, aunque sepas que las personas normalmente suelen ser un asco.

Y aún así, con todo esto, me sigo preguntando por qué sigo intentando que escogerte no signifique renunciar a mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s