Día 239: Taconea.

Captura de pantalla 2016-08-27 a las 12.13.50

Tengo una vida y no tengo tiempo para lamentos. Antes de morir quiero que mi lista de arrepentimientos sea menor que la de momentos vividos. Quiero decir “Sí” todas las veces que necesito, y que mi “No” sea una respuesta para otro lugar. Quiero cruzar ese semáforo en rojo, reírme en una azotea, y ver un amanecer en Madrid como nunca antes. Quiero poder caminar sin miedo al fallo ni a la caída. Disfrutar la vida, porque solo tengo una, y siento que la estoy desperdiciando. Quiero que tocar el cielo con la punta de los dedos no sea una metáfora del buen sexo, quiero poder querer sin miedo al daño de la última vez. Caminar aunque el destino este escrito, aunque sepas que las personas normalmente suelen ser un asco.

Y aún así, con todo esto, me sigo preguntando por qué sigo intentando que escogerte no signifique renunciar a mi.

Anuncios

Día 225: Mi salida de emergencia.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 21.50.58

Tal vez lo que quieres y lo que necesitas no está en el mismo lugar. Tal vez quién crees que es tu red de seguridad, es quien en el fondo te crea más de una inseguridad. Durante el camino se presentarán más de una dificultad, pero a veces sólo tienes que elegir con quien quieres enfrentarte a ellas. Todo se simplifica en dos palabras: Elegir y saltar.

Y contigo salto, salto aún cuando se que el destino está escrito, que el golpe al principio no dolerá porque estarás tu para curar las heridas, para arañarme el alma en un suspiro. Sé que eres el paso prohibido, y yo el ceda el paso. El semáforo en rojo que estoy dispuesta a saltarme. Lo cierto es que para poder escribir historias, grandes historias, primero hay que vivirlas, y yo, quiero vivirte.