Día 57: Armonía.

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 20.47.42
Un tic tac que desordena mis latidos.

Todos tenemos un ritmo en nuestro interior, un tic-tac que marca nuestro corazón. Ese latido que te conecta a otra persona y no hace falta traducción. A veces los latidos parecen que están en perfecta armonía, aunque no sea así.

Anuncios

A6: Tocada.

Estar enfadada lo hace más fácil, quizás lo que lo complica todo es seguir sintiendo. Me repito constantemente que esta bien estar triste, que puedo estarlo, que si necesito llorar no soy débil por ello y que quien me conoce entenderá si no soy fuerte todo el tiempo. Supongo que ellos alguna vez han pasado por lo mismo, querer a una persona que ya no está, que ya no quiere estar.

Que ya no sonríe cuando cuentas un chiste malo o una de tus locuras diarias, que ya no está cuando lo necesitas incluso cuando ni tu misma lo sabes. Supongo que las miradas son efímeras aunque tu las vivas intensamente y que las conversaciones largas no son eternas. Lo cierto es que los grandes poemas de amor han llegado por el desamor y que los finales nunca son felices para una de las partes. Siendo sincera, lo que realmente es difícil es dejar de sentir.